Fuerte Amador

Autor: Roberto N. Méndez.
Panamá, 20 de diciembre de 1989. Liberación... O Crimen de Guerra?
Capítulo 6
La Batalla por Fuerte Amador

La invasión norteamericana contra Panamá, perpetrada por la División 82 del Ejército Sur bajo la responsabilidad del presidente George Bush, es una acción genocida califcada como crimen contra la humanidad y es violatoria del sagrado derecho a la vida consigndo en la Carta Universal de Derechos Humanos y de los pactos internacionales y protocolos facultativos que estipulan las más elementales normas de convivencia internacional. (Discurso de Olga Mejía, Presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Panamá, CONADEHUPA,1990)

Hacia la medianoche del miércoles 19 de diciembre, el gobierno norteamericano lanó sus hordas miltares contra nueve objetivos en Panamá, el primero de los cuales fue el complejo militar de Fuerte Amdor. Este sector, adyacente al Canal de Panamá fue calificado como" de coordinación militar" en los Tratados Torrijos-Carter de 1977, lo que en la práctica signicó su reversión parcial a Panamá.
 
La principal guarnición del área de Amador era la Quinta Compañía, apodada "Los Cholos / Victoriano Lorenzo", en honor del guerrilero mestizo del mismo nombre, fusilado por la oligarquía colombiana y la Marina norteamericana, en 1902). La misma contaba, además de tres edificios y estructuras adyacentes en el área de Fuerte Amador, con una "Sección Canina", situada en la Avenida Juan Pablo 11. Junto a las edificaciones de la Quinta Compañía estaba el edificio que albergaba a las "fuerzas Especiales" (comandos), y el perteneciente a la Marina. Aproximadamente un kilómetro hacia el oeste, pasando la "Calzada de Amador", en la Isla de Flamenco, estaba el antiguo Fuerte Grant, sede de la Unidad Especial de Seguridad Anti-Terror (UESAT), uno de los principales componentes del eomando Operacional de Fuerzas Especiales (COFFEE), creado en 1985. La UESA T tenía como vecinos a los miembros de la Escuela de Hombres Rana, con sede en la Isla Perico.! Sin embargo, la mayoría de los miembros de la UESA T, uno de los destacamentos más leales a Noriega, había sido trasladada a otros cuarteles poco antes de producirse la invasión.
Enlos barrios no revestidos de Fuerte Amador, y adyacentes a estos cuarteles, habitaban, al momento de la invasión, las familas de muchos altos oficiales del eomando Sur, inclusive la del general Marc Cisneros, jefe del Ejército Sur. Contra los cuarteles panameños citados el gobierno norteamericano lanzó la "Fuerza de Ataque "Bayoneta", uno de los tres grandes contingentes armados que invadieron a Panamá. Dicha Fuerza estaba integrada por dos batallones de infantería (el Batallón 1-508 y el 5-87, con sede en la base militar de Fuerte Clayton, que también es la sede del eomando Sur en Panamá); el Batallón 4-6 de Infantería de Fuerte Polk (con sede en Luisiana, E.E.U.U); el Batallón 519 Mp, de Fuerte Meade; y un pelotón de paracaidistas de la Compañía Aerotransportada 82, procedente de Fuerte Bragg (con sede en Carolina del Norte, E,E.U.U.).

Benjamín Colamarco, coordinador y vocero civil de los Batallones de la Dignidad describe lo ocurrido en el área antes del ataque:

Llegué a mi casa a las 9 de la noche del 19 de diciembre y me encontré a dos compañeros del Batallón 16 de diciembre esperándome, los compañeros José y Plutarco. Ellos me decían "Doctor, hay un ambiente muy tenso, muy raro", estaban preocupados, la misma preocupación que yo tenía.  Como a un cuarto para las diez, me llama por teléfono el capitán Moisés Cortizo, el Jefe de la Quinta Compañía Victoriano Lorenzo, de Fuerte Amador, que era la sede de los Cholos, y me dice "Benjamín, algo raro está pasando. Hace como una hora que no tenemos comunicación con la contraparte (los norteamericanos), está interrumpida. El ambiente está muy raro, yo pienso que algo va a pasar, estoy muy preocupado." Yo le dije "Moisés, voy para allá". Le dije a los compañeros lo que me dijo Cortizo y ellos me dijeron "Bueno doctor, vamos pues", y nos fuimos.

Llegamos a Amador un poco después de la diez de la noche. No había nada. Estaba oscuro. Era como entrar a la boca del lobo, y se sentía en el ambientes una cosa indescriptible. Las luces de las casas y de las calles estaban apagadas.

Nos estacionamos en la pare de atrás del edificio y nos bajamos. En la sala de guardia había un gran movimiento; estaba el Capitán Cortizo, habían interferencias, es indescriptible lo que se sentía allá dentro. No había comunicación con la contrapare, y Cortizo siempre intentó, como dicen los tratados, mantener comunicación con la contraparte.2

Colamarco y Cortizo eventualmente decidieron llamar  a los Batallones de la Dignidad: Cortizo me dijo "manda las claves". Los batallones teníamos claves de movilización, eran: chácara, ardilla, cutarra, y soberanía, eran homólogas de las claves de los gringos, que usan alfa, bravo, charlie y delta. Nosotros originalmente, dentro de las tácticas de contrainteligencia que también usábamos muchas veces en contra de la inteligencia militar norteamericana, teníamos nuestras "contra-claves". Ahora también en coordinación con el G- 3 se había determinado que no sólo era cuestión de guerra psicológica sino que también tenían que tener significado operativo, así que cada clave tenía su significado. "Chácara" era "alerta", "ardilla" que había que estar informando de cualquier situación anómala que se diera con respecto a los norteamericanos y movimientos de vehículos civiles norteamericanos (que en esa época plagaban portodos lados); después venía la clave 11 cutarra", que ordenaba a los miembros de los batallones de la dignidad a presentarse al cuartel de las Fuerzas de defensa que les correspondía; y "soberanía", que anunciaba un ataque norteamericano o de una potencia extranjera... Leer más