San Miguelito


Panamá, 20 de diciembre de 1989.
Liberación... O Crimen de Guerra?
Roberto N. Méndez

Capítulo 10
San Miguelito: Ultimo bastión de los Batallones de la Dignidad

Durante la madrugada las fuerzas de ataque Rojo y Pacífico agredieron al cuartel de Tinajita, en el corazón del distrito especial de San Miguelito, al norte de la ciudad capital. Este cuartel era la sede de la poderosa Compañía de Infantería de combate y Apoyo de Fuego Tigres, compuesta por tres pelotones de fusileros, dos secciones de morteros y una sección antitanque. La Compaña Tigres era parte del antes mencionado Batallón 2,000. Los Tigres, fortalecidos por centenares de miembros del Batallón de la Dignidad "San Miguel Arcángel" y de otros batallones, encabezó uno de los más enconados episodios de resistencia a la ofensiva miltar norteamericana.

Jaime Beitía, un exfuncionario público, residente en el distrito especial de San Miguelito y afiiado al Batallón de la Dignidad "Liberación Latina" (con sede en las cercanías del cuartel central), se enteró del ataque norteamericano por las detonaciones de las bombas que caían sobre el cuartel eentral en la noche del 19 de diciembre. Su testimonio:

Desde San Miguelito se oía el bombardeo y se veían las luces en el área del cuarel. Entonces fui con un grupo de compañeros a recoger las armas, que teníamos guardadas en un lugar estratégico cerca de nuestras casas, y nos dirigimos en un taxi al cuartel de nuestro batallón. Cuando llegamos a Santa Ana no pudimos avanzar mucho porque ya había empezado el combate allá. Entonces fuimos con un grupo que venía hacia el área de Calidonia. Eran como las 2 de la mañana.

Nos organizamos y nos reagrupamos nuevamente aquí en el edificio de la Lotería. Los militares que estaban combatiendo con nosotros nos dieron la orden de que todos nos fuéramos nuevamente para San Miguelito, para reagrupar a todos los batallones y hacer la trinchera allá. Con nosotros había un teniente que era de Acción Cívica, de la sección de ingeniería, que había estudiado en El Salvador. Se vio que había salido urgentemente del área de Barraza porque tenía pantalones cortos, como si hubiera estado durmiendo y se hubiera despertado por el bombardeo.

Algunas de las unidades tomaron carros por ahí, "prestados" como dice uno, pero el grupo de nosotros nos fuimos a pie a San Miguelito. Éramos catorce o quince. Ibamos haciendo un reconocimiento de cómo estaba el área de Vía España. No vimos nada, pero cuando mirábamos hacia atrás veíamos que ya venían las tanquetas. A veces nos deteníamos porque los helicópteros pasaban encima de nosotros. Estaban buscando qué había por esa área.

El desigual combate se inició en las primeras horas de la mañana, continúa Beitía:

Llegamos a San Miguelito como a las 6 de la mañana y nos refugiamos en la escuela de Los Andes. Después que entramos ahí, a eso de las diez, salieron tres helicópteros de las montañas que hay enfrente de San Miguelito, donde hay unas antenas. Comenzaron a disparar y contestamos el fuego. Creo que nos detectaron con el avión que estuvo dando vueltas toda la noche, creo que tomaba fotografías, porque el combate en San Miguelito comenzó como a las diez de la mañana. O sea, no hubo combate en la noche porque estaban combatiendo acá, en la avenida Central.

Nosotros teníamos las AK-47, que si hacían efecto en los helicópteros. Los helicópteros nos tiraban con ametralladoras calibre 50. De ahi en adelante los combates se dieron en distintos sectores de San Miguelito. Por lo menos yo participé en los combates de los barios de Los Andes, Ojo de Agua y Samaria. Nos quedamos en la escuela Los Andes como hasta las dos o tres de la tarde. Hubo varios ataques, les contestábamos no de frente, sino como guerrillas, estábamos entrenados para pelear así. Habia varias unidades que tenían lanzacohetes RPG. En San Miguelito se derribó un helicóptero, no sé qué compañero fue, pero vimos que comenzó a incendiarse ariba. No vimos donde cayó tampoco, no sabemos si estalló o si siguió hasta una de las bases de ellos, pero sí le dimos.... Leer más